domingo, 28 de octubre de 2018

JEAN ARLAUD GOURS BLANCS 260818


Tras una entretenida caminata por el barranco de Gias pasamos por los ibones y accedemos al puerto de Oô punto inicial donde empieza nuestro ascenso al pico Jean Arlaud que por medio de una escalada en dos largos con pasos entre III y  IV.


 Una vez en la cumbre del Jean Arlaud descendemos hacia la brecha Gours Blancs (canal/chimenea vertiente española) la parte final del destrepe es delicado lo realizamos por la parte derecha dando a la vertiente francesa.

Maginifico mirador con una vistas impresionantes de todas las montañas de alrededor de esta cima del pirineo.


El día nos deja disfrutar con tranquilidad de la cima y tenemos muchas ganas de reconocer todo los que nos rodea: Spijeoles, Perdiguero, Seil Dera Baquo, Cabrioules, Maupas, Lezat, Grand Quayrat, Clarabides, Posets, Macizo de la Maladeta... 


Estamos disfrutando en la cima de lo lindo de todo esto y además solos pero toca bajar, dirección puerto de Gias hacia el ibon superior.


Sin duda que las vista que ofrece este lugar dejan un gran sabor de boca.


domingo, 14 de octubre de 2018

Arista Salenques Tempestades

Hermosa arista de alta montaña situada en el pirineo macizo del Aneto en el valle de Benasque. Sucesivas trepadas entre enormes bloques de roca granítica algunos de ellos en precario equilibrio que sino se les "molesta" mucho ahí seguirán unos cuantos siglos más. Todo esto nos hace entender rápidamente que no hay que descuidar la atención en los movimientos que se realizan y ante las dudas llamar antes de pasar, ya que estoy sintiendo desde el minuto uno que es un terreno tremendamente inquietante.




Primer realizado hasta la cima del Tempestades

Ambiente garantizado

Vista del recorrido del segundo día


En todo momento podremos apreciar la gran belleza del entorno glaciar Russell a la izqda., glaciar Tempestades a la dcha., valle de Llosas después a la izda., y valle de Barrancs a la dcha. Escalada mantenida con tramos cortitos entre el III y IV+ entre agujas, brechas, rodeos, destrepes, rapeles a gusto de cada uno, es toda una aventura a gusto del consumidor.

Desde el Pico Tempestades el segundo día promete entretenido también

Una de las grandes clásicas del pirineo donde nos acompaño el buen tiempo, acertando el camino correcto y en todo momento disfrutando del entorno.
¡Por fin!

Pero ojito... Que como todos ya sabéis aquí no acaba todo, aún nos espera el glaciar del Aneto y llegar a la Besurta.

El material depende de cada uno, yo lleve un juego de fisureros, cuerda al gusto, unos tres friends medianos, tres cuatro cintas bastante largas, anillos cinta grandes...

Por último IMPORTANTE no dejarse en casa: un poquito sensatez, pizca de intuición, preparación logística, grandes dosis de paciencia, enorme afición a la montaña y por supuesto el compañero magnifico para compartir estos preciosos momentos.



Un placer conseguir los sueños

martes, 29 de agosto de 2017

LOS 9 TRESMILES DE ARGUALAS- PANTICOSA


Una vez más, nos acercamos a nuestros admirados Pirineos para afrontar una de las actividades mas satisfactorias de las muchas que ofrece esta cordillera. Se trata de una ruta en la que pisaremos en el día 9 cumbres de más de 3.000 m de altitud, en un recorrido de aproximadamente 16 km con un desnivel positivo de unos 2.200 m , 4.400 m acumulados.
Establecemos el "campamento base" en el refugio Casa de Piedra en Baños de Panticosa, de dónde partiremos antes del amanecer. Tenemos por delante 10-11 horas de trabajo duro.

Foto: Emílio del Bosque

Estas son las cumbres:

Infierno Occidental, 3.073 m
Infierno Central, 3.082 m
Infierno Oriental, 3.076 m 
Pico Arnales, 3.002 m
Aguja de Pondiellos, 3.011 m
Garmo Negro, 3.051 m
Algas Norte, 3.032 m
Algas, 3.036 m
Argualas, 3.046 m

Comenzamos a ascender por una zona boscosa que pronto se abre y seguimos hacia las Mallatas. Con un último esfuerzo alcanzamos el collado de Pondiellos, que ya nos sitúa a algo más de 2.800 m de altitud. Bajamos a los ibones de Pondiellos buscando la arista herbosa que nos irá acercando a la cima del Infierno Occidental. Desde aquí, las vistas son espectaculares.

Foto: Nevasport.com


Foto: Nevasport.com

Foto: Nevasport.com


Foto: Emílio del Bosque
El omnipresente Midi d'Osseau.

Seguimos camino volando por encima de la Marmolera para alcanzar el Infierno central y el oriental: 

Foto: Nevasport.com


Ahora toca descender unos metros para tomar el camino hacia el Arnales, para lo cual destrepamos una canal con pasos delicados que nos suben el nivel de adrenalina. Parece ser que hay varias formas de hacer esta bajada, según se puede leer en las diferentes crónicas que se encuentran en la Red.


Foto: Emilio del Bosque

Foto: Mielero1980.wordpress.com
Bueno, ya van cuatro.

Una vez hecha la foto en el Arnales, caminamos de nuevo al collado de Pondiellos para acercarnos al otro sector donde nos esperan las cinco cumbres restantes.
Desde ese collado trepamos una canal bien protegida y después de una pequeña arista ya estamos en la Aguja de Pondiellos. Desde aquí divisamos la subida que deberemos afrontar para llegar al Garmo Negro y que nos pone un poco serios, aunque una vez metidos en harinas era menos de lo que parecía.



Foto: Emilio del Bosque
Foto: Emilio del Bosque
En poco tiempo solucionamos el paso y nos colocamos en la cima del Garmo Negro. Aquí nos regalamos una pequeña parada para comer algo más consistente, aunque no conviene distraerse pues nos quedan unas horas de ruta, la temperatura es de 1-2 º C y nos han caído unas chispitas de nieve.
Arrancamos hacia las tres últimas cumbres siguiendo la arista que bordea el abismo y tras hollar el Algas Norte y su homónimo, nos enfrentamos a otra arista, aérea donde las haya, con pasos que quitan el hipo al mas valiente. Con paciencia y buen hacer, turnándonos en los pasos delicados, alcanzamos el noveno tresmil: el Argualas.

Foto: Mendikat.net
Ahora toca descender 1.400 m. El camino de vuelta se hace algo pesado debido a las horas, los kilómetros y el desnivel acumulados. Encima, durante todo el recorrido restante se puede ver el refugio al fondo, al que parece que nunca vamos a llegar. Pero sí, llegamos sanos, salvos y con la satisfacción de haber completado esta maravillosa ruta, absolutamente recomendable. 



Foto: Emilio del Bosque



Se han de tener en cuenta los riesgos objetivos que presenta este recorido: altitud, desnivel, horas de duración, trepadas, destrepadas, exposición, etc. que la sitúan en un nivel de dificultad considerable.

Realizada el 9 de agosto de 2017 por Diego, Emilio, Rafa e Ignacio.

miércoles, 2 de agosto de 2017

PICO URRIELLU POR LA VÍA PIDAL-CAINEJO (V). JULIO 2017


Nos embarcamos en esta aventura mi querido amigo y maestro Paco y un servidor, Prusik, para escalar esta vía mítica que dio origen a la escalada moderna en España. Cuesta creer que el Cainejo (Gregorio Pérez Demaría), mejor conocido en su pueblo como "el atrevidu" y el marqués de Pidal hicieran esta escalada con una cuerda de pita, alpargatas el marqués y descalzo el Cainejo. Y lo que es más: bajar por el mismo sitio. Cuando hay que apretar en las "panzas de burra" a 200 m del suelo, comprendes que hay gente hecha de otra pasta.


Así se presentaba nuestro objetivo


Salimos del collado de Pándebano un viernes para ir ascendiendo paso a paso hacia el vivac a pié de vía, donde pasaremos casi tres días de forma autónoma y escalando. Porteando nuestras pesadas mochilas y con una niebla que nos libra del sol, alcanzamos el refugio de Vega de Urriellu. Tenemos claro nuestro destino y apenas si paramos para cargar con 5 litros de agua cada uno, que hacen que el peso aumente en 5 kg, que nos ponen a prueba en la Canal de la Celada. Al final, prueba superada: alcanzamos nuestro "hotelito mil estrellas" con vistas al mar de nubes y de agua.









Ahí abajo se adivina nuestro alojamiento


Esa misma tarde decidimos calentar motores escalando los dos primeros largos de la vía del Paso Horizontal, cara Sur, que utilizaremos al día siguiente para descender de cumbre unidos a la Teógenes, con idea de evitar la saturada bajada de la Martínez con la consecuente lluvia de piedras que nos preocupa bastante.







Por hoy ya es bastante. Ahora a descansar y prepararse para mañana.





Este atardecer compensó la dureza del día.


Al día siguiente nos ponemos en marcha y llegamos a pié de vía dónde tan solo una cordada se nos había adelantado. Escalan ágiles y la espera es corta, así que empezamos el primer largo, con una travesía bastante laboriosa aunque no demasiado difícil. El segundo largo comienza con la conocida Llambrialina, donde se pone a prueba la adherencia de nuestros pies de gato y nuestra sangre fría. Salimos encima de una cueva y toca hacer un paso de grado II caminando, con las cuerdas recogidas para evitar desprendimientos. Eso si, con buen patio. Así alcanzamos el hombro noroeste, con una vista espectacular del refugio por un abismo de 200 m. Por fin comienza la escalada vertical, que yo personalmente prefiero a las travesías.






Nos esperan cinco trabajosos largos que vamos sacando con paciencia y buen ánimo. Las dos siguientes reuniones no son muy cómodas, pero después hay premio, llegando a una cueva que nos permite descansar y tomarnos un respiro para la batalla final.













Al fin superamos la última panza de burra y llegamos al último largo que haremos
trepando ya sin ningún tipo de seguro hasta la cima.


Aspecto de la trepada final ¡Ojito con bajar la guardia!




¡Reto conseguido!


Ahora toca bajar por el Anfiteatro a buscar la línea de rapel de la vía Teógenes, que comienza justo en el
 agujero de la Cepeda y a casita a cenar y dormirnos con una sonrisa viendo el cielo cuajado de estrellas.




Gracias amigo Paco por hacer posible estas aventuras que muestran la belleza oculta de las montañas y sus secretos y que nos hacen crecer como montañeros y como personas.

jueves, 22 de junio de 2017

Pirineos zona Aneto

Menudos días de disfrute en esta zona tan bonita de pirineos
temporada de deshielo baja con gran fuerza los torrentes de agua y le hace un entorno vivo y con gran fuerza.
Los días nos dejaron disfrutar de la montaña y los neveros en buenas condiciones para poder ser transitados cómodamente siempre con debida atención.
Corredor al collado rimaya al Maladeta en condiciones óptimas para abordarlo, su rimaya todavía oculta no dejo el paso libre para acceder por dicho corredor.
Un buen aperitivo para comenzar pues gozamos de un entorno con ambiente, nieve, roca, paisaje y altura.
Arduo trabajo para esquivar su escarpado borde hacia el valle de Cregüeña, sus enormes bloques no dejan indiferente la mente del que por allí pasa.
Finalmente acabando en el pico Abadias bajamos sin complicaciones llegando al Aneto punto final de nuestro viaje, aprovechando al máximo en la cima ya que el tiempo es estable.
¿Quién no es capaz de disfrutar de este entorno mágico?
 
Espero regresar pronto, nos vemos amigos.